El Jodario

Dudando sobre un golpe de estado

Cuando leí la noticia,casi que no podía creerlo. La Corte Suprema de Justicia,tan desprestigiada en los últimos meses, tan lenta en sus actuaciones, había abierto proceso a 230 congresistas que aprobaron en su momento el presupuesto  nacional bajo la gabela de los auxilios parlamentarios, mal llamados ahora “ cupos indicativos”.

164 de esos congresistas llamados a indagatoria son actualmente senadores o representantes, como lo fueron hace 5 años cuando aprobaron el último presupuesto de la nación y se acomodaron sus cuotas de patrocinio. Los otros 66 ya no ejercen como padres de la patria, pero dado el paquidermismo que sufre la Corte Suprema, les tocará responder por igual. Por supuesto, esa determinación de la Corte y de sus cuestionados magistrados no ha sido fruto del afán de la máxima institución judicial del país sino de un ciudadano verraco y atrevido que presentó hace unos años la demanda y por fin fue tenida en cuenta por los primeros jueces de la república.

Si el asunto va en serio, estamos cerca del primer golpe de estado avisado puesto que el poder judicial se alistaría a derrocar al legislativo .Pero si se demoraron cinco años para darle curso a la demanda, acá podrán demorarse otros más mientras,  con los métodos antiquísimos que usan, se llama a cada uno de los 230 congresistas implicados a rendir la indagatoria.

Quienes hemos batallado mostrando que esos “cupos indicativos” son la madre de la corrupción en Colombia, nos ilusionamos con la demostración de poder de la Corte, pero tenemos que quedarnos dudando porque entre el elefantismo de los magistrados y los trucos de los abogados de los implicados, tal golpe de estado tardará mucho.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.




Todos tienen que pasar por Bogotá

Una de las grandes ventajas del turismo colombiano era que existían  rutas directas  de Avianca  entre las distintas capitales  del país. Se podía ir de Pasto a Cali, de Bucaramanga a Medellin, de Barraquilla o Cartagena a Cali o a la capital de la montaña, de manera directa,sin hacer escalas en Bogotá. Después de la famosa huelga de pilotos, Avianca descubrió que le puede ayudar más a la productividad del país obligando a todos sus vuelos a hacer escala en Bogotá.

Desconozco cuales han sido las cuentas que el inefable señor Efromovich ha hecho y si le resulta más rentable llevar todos los vuelos desde cualquier lugar del país y devolverlos al siempre congestionado aeropuerto de Bogotá para redespacharlos  después al destino indicado,pero no hay la menor duda que el daño que le hace al rendimiento de la economía del país es memorable porque no solamente obliga a que ningún vuelo resulte menor a 5 horas, más las tres horas de espera en el aeropuerto inicial,sino porque desmembra las economías regionales.

Un nariñense que habitualmente tiene sus negocios con el Valle,debe ir a Bogotá y de allá devolverse a Cali y se le va el día.Un caleño que deba ir a Medellin, o viceversa,tiene que gastarse mas de medio dia yendo o viniendo de Bogotá.

No se si la Aeronáutica,siempre tan falta de calzones, siempre tan tolerante, es cómplice de esta reorganización de las economías regionales que ha hecho el inquietante señor Efromovich,pero las consecuencias del monopolio y de la aviancodependencia de los colombianos, se están comenzando a sentir mientras el director de la Aerocivil  y el Superintendente de Industria y Comercio se rascan el ombligo ante la mirada tenebrosa del señor Efromovich que no les permite chistar.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


No cambiamos

Quienes observamos el fenómeno político colombiano teníamos curiosidad por saber cómo se iba a manejar la comunicación entre los electores y los candidatos dado que los que aspiran a la presidencia se inscribieron por firmas, y los que van al Congreso lo hicieron por los agonizantes partidos políticos que ya no poseen ni el brío ni la maquinaria de antaño. Pero como además a estas calendas la prensa escrita y hablada ha perdido bastante influencia y la televisión nacional no ha podido competir con los cables, se suponía que la comunicación entre el votante y el aspirante iba a modificarse de manera radical.

Pero parece que nada ha cambiado. La única que había montado un nuevo aparataje, Claudia López, que tenía comunicación directa con los electores en todos sus actos a través del smarth usando las técnicas nuevas del streaming y la trasmisión en directo, se retiró de la contienda y el Fajardo que ella apoya todavía usa bluyines sin correa ,crespitos al aire y pinta de galán maduro para llegar a los votantes. Uribe, que ha usado el tuiter como ningún otro, se volvió a trepar al balcón a tratar de llenar calles que lo aplaudan. Vargas Lleras ha hecho lo imposible para muchos, fue capaz de llenar la plaza de toros de Cali, que no la llenaron los mejores toreros desde hace décadas.

No se ve una campaña agresiva o ingeniosa  por las redes de ningún candidato. Duque, que parece manejar su campaña de tuiter con un comunity manager, no contesta sin embargo ni  los trinos  sobre la RTO( Reforma Tributaria Oligarca que él ayudó a sacar avante).Ordoñez  ocupa mas espacio visual  con sus imperdibles cargaderas que noticioso en twiteer , en face y hasta en Instagram . Petro, que maneja el tuiter como lanza, no provoca ningún gladiador que le responda. Nos quedamos compitiendo por llenar plazas. No cambiamos.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.




Vuelve el costumbrismo

Algo debe estar pasando en la Escuela de Letras de la Universidad del Valle. Primero celebran con pompa inusitada, pero muy bien planeada y publicitada, los 150 años de la publicación de “ Maria”  la mas costumbrista de todas nuestras  novelas,y, al mismo tiempo, dos profesores de su seno escriben sendas novelas costumbristas en pleno siglo 21,recuperando una forma de narrar que Colombia no usaba desde finales del siglo 19,cuando el señor Caro todavía regañaba a quienes escribían mal.

Edgar Collazos, editor de “ La palabra”, un suplemento literario que al principio de cada mes publica la Universidad del Valle en “El Pais” de Cali,escribió la novela “En tierra extraña”,sobre el Cali de 1854,cuando Jorge Isaacs todavía era conservador pero la sociedad de ese entonces villorrio se portaba igualito a como lo hace ahora.Es entonces un libro para reconocer cuan poco ha cambiado la oligarquía caleña,que ahora se reúne en el Club Colombia y en 1854 en la tertulia de La Perla ,a  servirse el mismo plato : el canibalismo vallecaucano.

Fabio Martínez,profesor de muchas campanillas y encargado que fue de la Universidad del Valle sede Pacifico en Buenaventura en algún momento de su vida de servicio, escribe “Marea de Sombras” una novela que ofrece desde la  tortuosa carátula decimonónica , hasta la última página , todos los elementos del costumbrismo, incluyendo revisiones históricas, diálogos con muertos y perfiles de la violencia sin nombre que el puerto de Buenaventura sufrió en 2011.

Ambas novelas muestran que la literatura regional no está muerta y que el paisaje provinciano todavía puede recrearse en la era del twiter y el smartphone.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


La dejaron entrar

Nadie sabe quien exactamente  la dejó entrar al país.El Ministerio de Agricultura y el ICA no se meten con los cafeteros, ellos para todos  han sido un mundo aparte .La Federación no ha dicho ni mu, pero ya su exégeta mayor,Guillermo Trujillo Estrada, que no trabaja allá pero sigue escribiendo cada semana sobre el café, lo denunció. Dejaron entrar y sembrar en el país la variedad de café, oriunda de Costa Rica, CATIMORE, denominada por los burócratas de la misma Federación y del ICA como CR-95.

Esa variedad de café la están sembrando los grandes productores , no los medianos ni pequeños todavía porque según las cuentas que esos magnates hacen, el rendimiento dizque es mayor ( lo que es discutible) por productividad y manejo. Pero lo que no saben los suicidas que la siembran y la riegan por todo el país es que en Costa Rica ha sido víctima propicia de la roya, que aquí nos costó trabajo  combatir. En otras palabras, alguien permitió o en la Federación o en el ICA o en el Ministerio que entrara esa semilla sin el lleno de los requisitos legales. Solo quienes han ido  a Costa Rica saben cual es el riesgo que ese café puede correr en un invierno colombiano y qué le pasaría a los cafetales nuestros donde la roya vuelva y se los trague.

Los viejos cafeteros están alarmados. Los jóvenes que hacen cuentas en la Federación solo meten el dedo en sus computadores para medir el aumento de los sacos de café, pero como nunca se asoman al cafetal y poco o nada saben de lo que sido la lucha para ganarle a la roya y a la broca y a los malos precios, allí están calladitos, sin hacer nada mientras al monstruo lo alimentan torpemente.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


Federico

Los medios se negaron a destacar una de las acciones más arriesgadas pero contundentes del alcalde de Medellín, Federico Magnus. Como debería decir su abuela Gutierrez, el alcalde  cogió el toro por los cachos. En una acción conjunta, con Fiscalía y Policía, pudieron demostrarle al tolerante esquema social de Medellín que los extorsionistas si se podían localizar, perseguir y meter a la cárcel.

Fueron mas de 100 extorsionistas los judicializados en demostración de que en Medellin cobran porque los buses vayan o vengan a alguna de las comunas. Cobran para autorizar la venta de un producto en las tiendas, o para que los muchachos entren a una cancha o para que los vendedores ambulantes pongan sus cherebecos en los andenes debajo de la estructura del Metro.

Obviamente esos ciento y pico de extorsionistas que el alcalde de Medellín pudo detener ante los ojos de toda la ciudadanía y el silencio de los medios nacionales y aun de muchos locales, son apenas una centésima parte de todos los extorsionistas que, siguiendo la “Cultura del Avispado” que ha descrito tan perfectamente el rector de Eafit, Juan Luis Mejía, entronizaron un negocio de amenaza, camuflado de protección, y lo fueron dejando crecer. Con el cuentico de “pague si quiere vivir tranquilo “,los  choferes y tenderos, amas de casa y estudiantes de escuelas y colegios, cuando no sus padres de familia, y los  vendedores ambulantes, dejaron crecer esa zozobra en Medellín, la volvieron habitual y la entronizaron como elemento distintivo de una ciudad. Federico se ha atrevido. Debe seguir adelante almacén por almacén, negocio por negocio ,bus  tras bus, buscando al que cobra para dejar trabajar honradamente.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


Subscribe to this RSS feed