El Jodario

La dejaron entrar

Nadie sabe quien exactamente  la dejó entrar al país.El Ministerio de Agricultura y el ICA no se meten con los cafeteros, ellos para todos  han sido un mundo aparte .La Federación no ha dicho ni mu, pero ya su exégeta mayor,Guillermo Trujillo Estrada, que no trabaja allá pero sigue escribiendo cada semana sobre el café, lo denunció. Dejaron entrar y sembrar en el país la variedad de café, oriunda de Costa Rica, CATIMORE, denominada por los burócratas de la misma Federación y del ICA como CR-95.

Esa variedad de café la están sembrando los grandes productores , no los medianos ni pequeños todavía porque según las cuentas que esos magnates hacen, el rendimiento dizque es mayor ( lo que es discutible) por productividad y manejo. Pero lo que no saben los suicidas que la siembran y la riegan por todo el país es que en Costa Rica ha sido víctima propicia de la roya, que aquí nos costó trabajo  combatir. En otras palabras, alguien permitió o en la Federación o en el ICA o en el Ministerio que entrara esa semilla sin el lleno de los requisitos legales. Solo quienes han ido  a Costa Rica saben cual es el riesgo que ese café puede correr en un invierno colombiano y qué le pasaría a los cafetales nuestros donde la roya vuelva y se los trague.

Los viejos cafeteros están alarmados. Los jóvenes que hacen cuentas en la Federación solo meten el dedo en sus computadores para medir el aumento de los sacos de café, pero como nunca se asoman al cafetal y poco o nada saben de lo que sido la lucha para ganarle a la roya y a la broca y a los malos precios, allí están calladitos, sin hacer nada mientras al monstruo lo alimentan torpemente.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


Federico

Los medios se negaron a destacar una de las acciones más arriesgadas pero contundentes del alcalde de Medellín, Federico Magnus. Como debería decir su abuela Gutierrez, el alcalde  cogió el toro por los cachos. En una acción conjunta, con Fiscalía y Policía, pudieron demostrarle al tolerante esquema social de Medellín que los extorsionistas si se podían localizar, perseguir y meter a la cárcel.

Fueron mas de 100 extorsionistas los judicializados en demostración de que en Medellin cobran porque los buses vayan o vengan a alguna de las comunas. Cobran para autorizar la venta de un producto en las tiendas, o para que los muchachos entren a una cancha o para que los vendedores ambulantes pongan sus cherebecos en los andenes debajo de la estructura del Metro.

Obviamente esos ciento y pico de extorsionistas que el alcalde de Medellín pudo detener ante los ojos de toda la ciudadanía y el silencio de los medios nacionales y aun de muchos locales, son apenas una centésima parte de todos los extorsionistas que, siguiendo la “Cultura del Avispado” que ha descrito tan perfectamente el rector de Eafit, Juan Luis Mejía, entronizaron un negocio de amenaza, camuflado de protección, y lo fueron dejando crecer. Con el cuentico de “pague si quiere vivir tranquilo “,los  choferes y tenderos, amas de casa y estudiantes de escuelas y colegios, cuando no sus padres de familia, y los  vendedores ambulantes, dejaron crecer esa zozobra en Medellín, la volvieron habitual y la entronizaron como elemento distintivo de una ciudad. Federico se ha atrevido. Debe seguir adelante almacén por almacén, negocio por negocio ,bus  tras bus, buscando al que cobra para dejar trabajar honradamente.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


Verdad de otros

A este país le ha ido muy mal con la hibridación que hizo de la justicia anglosajona, verbal e inmediata,  tratando de convertir en ágil nuestra antigua forma latina de aplicarla al estilo del derecho romano. El traspiés mayor lo ha sufrido con la justicia oral, que no desengavetó expedientes como se creía, sino que llenó de nuevas sanguijuelas el aparataje, como ha pasado con los testigos falsos.

No puedo entonces estar de acuerdo con el nuevo embeleco de la Comisión de la Verdad,  primero, porque se trata de otra hibridación anglosajona que no encaja con nuestra manera centenaria de entender la justicia Y segundo,porque considero que la tal Comisión de la Verdad es contraproducente en un país en donde siempre han camuflado la venganza y la envidia con los mantos celestiales de la justicia.Pero si además está Comisión quedó homogéneamente conformada por quienes creen que la guerra que terminó no la hicieron los que firmaron la paz de La Habana sino los que trataron de derrotar a las Farc, me temo que no van a sembrar la paz duradera sino la semilla de otra guerra.

Aunque el padre De Roux ha dicho que la Comisión, que él presidirá, no tiene trascendencia jurídica, sí  tendrá entonces una sentimental y sicológica que deformará la historia y corre el peligro de ser considerada como “ Cóndores no entierran todos los días”,una novela que terminó siendo leída durante los últimos 50 años como la historia que no contaron, aunque sigue y seguirá siendo novela. Y eso que la escribí pensando ilusamente  que al narrar tan inigualable violencia atroz, aquí no se volvería a repetir tamaña estupidez.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


Se fue un grande

Con la muerte de Fabio Echeverri Correa se pone fin, de un solo  tajo, a una manera muy particular y casi única de querer a Colombia y de pensar por el país. Siempre tuvo a su patria en la mira y sin olvidarse de sus negocios, que fueron exitosos,  abundantes y variados, Fabio no perdió la fe ni en su terruño antioqueño ni en sus congéneres industriales o ganaderos ni en los amigos que pensábamos completamente lo contrario de lo que él creía, pero a quienes jamás nos arredró ni con su palabra ni con sus gestos y en cambio nos acogió sin estigmatizaciones, admitiendo las opiniones diferentes.

No fue único en su pensamiento ni en actitud y a lo largo de la vida cambió, más de una vez ,de criterio y de método sin abandonar nunca el camino que él creía era tan recto como el que   le enseñó su padre,  el congresista Luis Guillermo Echeverri. En sus inicios pensó y actuó como paisa emprendedor. En su periplo final como el consejero del presidente Uribe, a quien había combatido con furia en el pasado. Nunca se creyó dueño de la verdad pero siempre encontró la forma de hacernos saber la suya, ya fuera con frases que el país todavía repite, o con gestos de mando que lo volvieron respetable antes de ser el grande de Colombia.

Amante de los caballos, finquero irredento, asesor económico como pocos, pudo haberse equivocado en su ejercicio pero como tenía la capacidad generosa de reconocerlo, obviaba las angustias y los pesares del camino torcitero abundando en una claridad generosa consigo mismo y con quienes se le enfrentaron. Helena Mogollón y toda su familia tendrán  mucho que recordar de ese ser que hizo posible no solo su felicidad sino el futuro de un país al que le hará mucha falta.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.   


Los tenderos

Los tenderos de Barranquilla resultaron mas verraquitos que los del resto del país. Se aburrieron de ser víctimas del Código de Policía que les prohibió vender cerveza ,aguardiente y ron para que sus clientes se las bebieran en los asienticos de la tienda, o en el andén frente a su negocio. Y como detrás de la policía sancionando esa tradicional venta ,llegó la pedidera de papeles de Sayco Acimpro, de uso del suelo, de pago de impuestos etc etc,a los tenderos de Barranquilla no les quedó más remedio que salir ayer a la calle a protestar contra un gobierno bogotano que no los oye, pero esperanzados en que el popular alcalde Char le lleve la razón al inhumano ministro de Hacienda que los tiene jodidos.

Todavía no ha tocado a esos tenderos,( pero si a algunos en ciertas ciudades del país,)la mano siniestra de la DIAN que quiere dizque reoganizarlos, bancarizarlos y ponerlos a declarar todo lo que venden, desde un plátano hasta la lágrima de aceite, haciendo factura electrónica y recibiendo la plata en tarjetas de crédito y no en billete como manda la lógica que lo sigan haciendo.

A los partidos políticos agonizantes no les interesan los tenderos. Ellos mismos redactaron y aprobaron el Código de Policía y la Reforma Tributaria que los tiene jodidos. A los jefes políticos menos. Ninguno se desteta de la maquinaria que recibe el gota-gota de los cupos indicativos o del porcentaje de los contratistas. Menos ahora que la reforma política fast track no va a pasar a tiempo y no les permite la trashumancia. Por supuesto, entonces, no surge un líder nacional que una a los tenderos de Colombia para decirle a Santos y su combo de inhumanos lo que están sufriendo.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.



Tumaco

Ahora que está de moda hablar sobre Tumaco y proponer desde Bogotá fórmulas sobre esa tierra particularísima de nuestra geografía, valdría la pena recordar un poco todos los fracasos que por allá se han dado y proponer soluciones acordes al temperamento de las gentes que la habitan y no a los designios de los sabios escritorios santafereños.

En Tumaco se vivió por siglos de dos elementos, la pesca y el oro. Existía la isla de Bocagrande ( que se tragó el maremoto)para ilusión de los pescadores, y ríos arriba, desde Barbacoas, fundamentalmente,  el oro para ser vendido a la orilla del mar.Pesca y comercio.Paisaje  e ideas y un aislamiento físico con Pasto terminaron por generar inversionistas caleños para montar bananeras,palma africana y camaroneras,que dizque se daban prodigiosamente en esa selva húmeda y esa pereza génetica. Lo conocí en detalle porque un sobrino de mi padre hasta barco bananero tuvo y un hermano de mi madre era el gran gurú de los camarones, pero me convencí del embrujo cuando descubrí la tumba del bisabuelo debajo del altar del cementerio de Ricaurte, donde había muerto de tifo negro siendo oficial de rieles del ferrocarril que nunca construyeron entre Pasto y Tumaco.

Al banano  y a la palma les cayó la pudrición de cogollo.Al camarón la bacteria blanca.Al oro los helicópteros que se lo llevan a Cali .No les quedó más que sembrar coca. Pero como también está maldita,( o la fumigan con glifosato gringo o la envenenan con balas ambiciosas), Tumaco vuelve y se hunde en las sombras de su propia maldición.

Me cuentan que el camarón podría volver a ser competitivo si lo cultivan en períodos donde la bacteria no aparece.Es una esperanza para tanto sabio bogotano que no conoce Tumaco.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


Subscribe to this RSS feed