El Jodario

Sexo y buses

El régimen, que tiene en Cartagena su segunda capital, hace esfuerzos desesperados por desviar la atención ciudadana cada que en esa ciudad pasa algo que demuestre una realidad diferente a la que quieren explotar. Así pasó hace unos meses cuando ,con 5 minutos de intervalo, estallaron dos astilleros en el sector de Mamonal. Primero trataron de que los medios enmermelados desde la Casa de Nariño no acogieran la noticia. Después prometieron que el Comandante de la Armada investigaría a fondo el curioso pero muy significativo  doble estallido y hasta ahora nada de nada. Por supuesto,  le ayudó en repetir la eterna labor del gato tapando su popó, el general Nieto, que no moduló.

El miércoles pasado, en horas de la madrugada,11 buses se quemaron en un parqueadero del barrio San Fernando. La noticia fue más tapada que la de las bombas de los astilleros, pese a la magnitud y el daño de lo ocurrido. En cambio los medios enmermelados, el alcalde pizpireto y la caverna de concejales subjúdice se encargaron de promover una discusión porque por redes y con un video sugestivo, están promocionando tres días de sexo, licor y gozo en Cartagena dentro de una fiesta exclusiva para 30 personas, que pagarán 5 mil dólares, para que les acompañen durante esos días en una isla cercana a la ciudad 60 mujeres bellas.

Para el  alcalde pizpireto, para los medios y para la caverna es más grave que 30 personas gocen privadamente con su plata a que unos malandrines acaben con 11 buses en una sola noche, dejen sin trabajo a quien sabe cuanta gente y le hagan sentir miedo a una ciudad que no lo tuvo ni con los piratas ingleses, pero  merece protección y no descuido y desorden.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Cleptocracia

Dejémonos de vainas. Aceptemos que somos un país de cleptómanos. Que somos morbosamente propensos al hurto y como tal hemos inventando y tolerado  un régimen de gobierno,la cleptocracia, que permite al presidente de la nación comprar,con  plata no suya sino  del estado, el voto de los congresistas. Para ello creamos primero los auxilios parlamentarios. Ahora están incluidos, dentro de la jerga disimulante de todos los cleptómanos ,como “ cupos indicativos”.

Pero no solamente es el presidente quien con la plata de los contribuyentes consigue domesticar al Congreso y sacar avante sus ideas y pasar a la historia. Así mismo hacen los gobernadores y los alcaldes para conseguir la anhelada gobernabilidad. Y como esos “cupos indicativos” caen desde el Congreso en manos de gobernadores y alcaldes y ministros,pero van con nombre propio y obra definida,el congresista, el diputado o el concejal escogen ,con la astucia de todo cleptómano, al contratista al que se le adjudicará la obra y este a su vez, con una tabla absolutamente verbal hace un presupuesto de trabajo de donde sale,  en billetes, sin cheque y sin dejar huella, el porcentaje para que la cleptocracia se pueda seguir sosteniendo.

Obviamente en ese presupuesto también van incluídos los porcentajes para las asustadurías, los organismos de control creados por la cleptocracia a fin de hacer creer a incautos como usted que lee esta nota, que la república de Colombia es una democracia y no un régimen con propensión morbosa al hurto. Es esa forma de pensar y de actuar la que hay derrocar. No dejemos aprobar el presupuesto nacional que contiene los “cupos indicativos”.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


El régimen hay que derrocarlo

Cuando Alvaro Gómez Hurtado hablaba de que había que derrocar al régimen, no le faltaba razón. El régimen no es el presidente Santos, es la manera como está constituida la rama ejecutiva desde la presidencia hasta los alcaldes. El régimen no es la Corte Suprema de Justicia  o el Consejo de Estado o la Corte Constitucional, son todas ellas, más el aparataje de favores, recomendados y corruptelas que hay de allí para abajo hasta el citador del juzgado. El régimen no es el Congreso de la República, son todos los congresistas que  se  venden por un cupo indicativo para complacer al gobernante y le abren las puertas a ese monstruo de los contratistas, que terminaron por tragarse a los partidos políticos hasta secarlos y volverlos la piltrafa que son hoy.

Ese es el régimen de que hablaba Gómez Hurtado. Pero el régimen también son los marinos que usan la tortura en sus cuarteles y barcos por falta de oficio y ,sobre todo, de compromiso con la  sociedad. El régimen es la policía que ya estableció tarifa para no expedir el comparendo a que la obliga el Código, porque es la misma  que cobra en las carreteras para ordeñar a los carros de gama alta. El régimen es el ejército que adormecieron para hacer la paz y se  quedó jugando a las muñecas.

Ese es el régimen que hablaba Alvaro Gómez Hurtado. El régimen que permite cobrarle impuestos a los tenderos y a los peluqueros para que las grandes mineras del oro  no paguen sino el 4% de regalías. El régimen es el que nos cobra 19% de Iva pero le paga pasajes de primera clase a ministros y congresistas. Ese es el régimen  que hay que derrocar.  

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


El nido del mal

No nos metamos más mentiras. Existe un foco primigenio de la corrupción que se campea por todos los tres poderes que constituyen al estado colombiano, el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Y ese foco hay que arrasarlo, destruirlo totalmente para que sus cenizas no vayan y nos resulten como el ave fénix. Es el invento desgraciado de los “cupos indicativos” con los cuales los gobernantes compran a los congresistas, los diputados y los concejales.

A partir de eso que tan imbécilmente llamamos “mermelada” se desparrama la corrupción en el país. Con las partidas asignadas oficialmente en los presupuestos, el gobernante logra que le aprueben otros proyectos, pero los congresistas y los diputados y los concejales consiguen los contratistas que realizan las obras indicadas en el cupo con el compran su voto y se riega más la debacle. Esos contratistas se ganan en licitaciones orientadas, o en contratos adjudicados a dedo, las obras señaladas en los cupos y de allí sale el porcentaje conque  todos los elegidos cuadran su sueldo,pagan sus campañas y se protegen de la justicia, que ya sabemos que le han ido comprobando la venta desde los fallos condenatorios o absolutorios hasta las preclusiones.Y entonces se cierra el círculo porque para poder que todo eso pase, los gobernantes deben firmar decretos o adjudicaciones y para ellos existe también una asignación en esa repartija .

Si no atacamos de raíz ese mal destruyéndole, nada cambiará. De la misma manera si no exigimos la renuncia de todos los magistrados de las cortes, la telaraña de la compraventa de los fallos no parará de las Cortes para abajo hasta llegar al citador del juzgado. Hay que destruír para construir de nuevo.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


Papitis aguda

A finales de enero de 1949 se celebró en Cali el Congreso Eucarístico Bolivariano alrededor de un templete que hoy es una tradicional iglesia de la capital vallecaucana. En esa época, la construcción más cercana era el recién terminado estadio Pascual Guerrero de manera que la explanada era inmensa y se podía llegar con facilidad desde el Cali  viejo y desde todos los pueblos del Valle por carreteras que aun no estaban pavimentadas en su totalidad.

Mi abuelo,el librero de Tuluá, que no era tan católico como mi madre ,accedió a sus ruegos y aunque ya tenía 68 años me llevó a ver, desde lejos ,la triunfal entrada del cardenal Clemente Mícara al templete.Por aquellas épocas Colombia no tenía cardenal y el papa no viajaba ni a la provincia italiana, mucho menos a otros países del mundo. La llegada entonces del cardenal Mícara era un acontecimiento.l abuelo me subió a los hombros para que viera el fastuoso desfile de un hombre regordete que todo vestido de rojo  llevaba una capa blanca con ribetes , que le ayudaban unos monaguillos a arrastrar. Fué imborrable.


Hoy, cuando llegue el primer papa latinoamericano ,con una sotanita blanca no más, encontrará a un país sumido en una papitis aguda, que ha conseguido hacerle olvidar el estercolero en que han caído las instituciones judiciales, la profunda división entre  quienes quieren que volvamos a la guerra con las Farc y el ELN y los que siguen creyendo en la paz y ,sobretodo, a un país en donde los grandes responsables de la polarización que vivimos ,Uribe y Santos, olvidaron que el papa los sentó frente a frente en una mesa del Vaticano  y no fueron capaces de ponerse de acuerdo.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


A las carreras

Las campañas electorales de estas épocas tienen tantos elementos mínimos, pero influyentes en el votante, que casi todas utilizan un director de imagen que coordina las salidas del candidato, las tomas de las fotografías y el eco de las declaraciones o discursos, si es que todavía se los echan ante los mínimos auditorios que reúnen.

Ese director de imagen debe oponerse rotundamente a las fotografías oficiales que puedan perjudicar al candidato y lograr,en lo posible, intervenir ante reporteros gráficos y fotógrafos y camarógrafos para evitar que determinados angulos del candidato sean propagados. De esa manera y con un buen engranaje que insista en las redes en mostrar la verdad, pero repetidas veces, el efecto que antes se conseguía en manifestaciones ,se logra sobradamente.

El candidato Vargas Lleras, que ha demostrado sin duda que tiene al país en la cabeza, sigue mostrando que no acepta director de imagen y que su temperamento lo lleva a precipitarse y a hacer pendejadas como la fotografía con la que salió a iniciar la recolección de las firmas basándose en el lema “ mejor Vargas Lleras”. No de otra manera se explica que hubiese conseguido una cámara de muy poca resolución para mostrarse en compañía de los dos grandes soportes de su existencia, su esposa y su hija pero ambas haciendo mala cara y  vestidas de negro, y él también  de traje oscuro y  que además, pusiera de trasfondo un tinglado de persianas desteñidas y no un teloncito de esos que usan los buenos fotógrafos ahora.No hay duda. Lo hicieron a las carreras  con intuición de 1997 abundando tanta tecnología en este 2017.

@eljodario
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


Subscribe to this RSS feed