Cultura Vallenata

El Rey Vallenato que encontró el amor imitando a Escalona

Por Juan Rincón Vanegas
@juanrinconv

Las notas del sentimiento verdadero no aparecieron para el Rey Vallenato Jaime Rodolfo Dangond Daza a través de su acordeón, sino que fueron casi que a primera vista en su lugar de trabajo en la Contraloría General de la República, en Bogotá.

Fue allí donde hace tres años se enamoró de Neried Echeverry Prada, una hermosa tolimense que no sabía que su pretendiente era acordeonero, y no era fácil que lo supiera porque todo comenzó donde ambos trabajaban.

Ella cuenta que no le gustaba el vallenato, y “menos los acordeoneros porque eran mujeriegos”. Todo en la relación trascurría bien, pero llegó el momento de decirle la verdad. Cuando ella lo supo, no tuvo otra salida que aceptarlo, porque estaba muy enamorada de los detalles del hijo de Luciano Dangond y Palmina Daza.

Con el paso del tiempo, Neried comprendió que Jaime era la excepción. “Entregado a su hogar y atento en todo. El hombre más detallista del mundo”, dice con los ojos que le brillan de la emoción.

Jaime se queda callado ante tantos elogios, y acierta a decir que hizo algunas cosas que el maestro Rafael Escalona empleaba para conquistar a las mujeres que inspiraron sus cantos.

“Empezamos a hablar. Ella no tenía ni idea que yo era acordeonero, cantante, compositor, verseador y parrandero. Me veía muy serio en la oficina, yo creo que eso fue lo que le gustó. Cuando supo que yo era una figura del vallenato ya estaba enamorada, porque de lo contrario no me hubiera aceptado”. Esa declaración los hace sonreír a ambos, y de inmediato lo celebraron con un beso.

Ese estímulo le sirvió al Rey Vallenato para confesar: “Yo me copié del maestro Escalona muchas cosas, entre esas, regalar flores, decir palabras bonitas, declamar poemas, escribir frases precisas y concisas, y cuando vi que era de su agrado, empecé a contarle todo lo que gira alrededor de la música vallenata, de Valledupar, del Festival de la Leyenda Vallenata, de Patillal y San Diego, entre otras”.

Neried ratificó la veracidad de las palabras de su amado, y entonces señaló: “Jaime es muy serio, muy estricto. Yo soy más bien tranquila. Él me invitaba a tomar café o aromática, y charlábamos. Exactamente, para un mes de diciembre me invitó a tomar coctel. Ese día, hacía seis meses que nos habíamos conocido, me robó un beso como pretendiéndome y yo me sorprendí porque él es muy serio. Yo sentía empatía, me atraía, y de ahí para allá comenzó un amor bello, de esos que parecen de novela, pero son reales”.

Enamorada del vallenato

La relación motivó que ella también se enamorara de la música vallenata. “De la clásica”, destaca. Entonces comenzó ‘cursos intensivos’ con esas canciones que han marcado la historia de la música vallenata.

“Ha sido muy bello conocer las historias de los juglares y sus canciones, de los acordeoneros, compositores y de esos lugares que son verdaderas referencias. Y que decir de los paseos, merengues, sones y puyas. Ahora soy vallenata de corazón”.

Ante esa declaración, Jaime la aplaudió e indicó: “Cuando ella comprendió como era nuestra cultura, lo bonito de nuestra música, cuando empezó a escuchar esas historias de todo lo que envuelve cada canción vallenata, se fue enamorando de la música. La llevé al Festival y esa emoción fue indescriptible”.

El encuentro en un parque de Bogotá estuvo adornado con notas de acordeón y entonces la joven tolimense le pidió a su amor que le regalara aquella canción que le dedicó. Él, con la emoción más sublime del mundo, esa que no cabe en el pentagrama del corazón, le cantó:

Oye mujer bonita, ay mírame de frente
que estoy enamorado y no te has dado cuenta
porque siento que te quiero y que te adoro
y mi vida ha cambiado, y no sé cómo,
ya todo lo siento de otro modo
cambió mi pensar.

Esa película del amor verdadero se rodó cuando el frío no cesaba, pero ellos estaban tocados por el mayor sentimiento vallenato donde el calor musical hizo posible que se recordara a Diomedes Díaz con esa bella obra: ‘Te quiero mucho’.

…Y llegó Luciano

El amor entre la joven pareja florecía a base de notas de acordeón, detalles románticos, y para darle mayores motivaciones, el jueves 10 de noviembre de 2016 nació Luciano Dangond Echeverry, la más grande alegría que llegó a ese bello hogar. Para Jaime fue una inmensa alegría, que se añadió a su corona lograda unos meses atrás.

“La verdad, es algo muy lindo ser padre. Es un cuento diferente que hay que vivirlo para saber lo que es. Una nueva vida que depende de uno. Nuestro hijo me ha puesto más sentimental, más sensible con las cosas de la vida”.

Se interrumpió la entrevista porque unas lágrimas visitaron su rostro. Vivió el momento, y al poco rato continuó: “Luciano, el nombre de mi hijo, es por mi papá. Es un homenaje a mi viejo, a quien admiro mucho, al igual que a mi mamá Palmina, quien dice que pronto paseará a su nieto en un burro por Patillal, una tierra pegada a mi alma, la tierra del maestro Escalona”.

Toda la familia está feliz con ‘Echeverrito’, como lo dicen cariñosamente, porque ha sido el complemento de ese amor que ahora cabalga aperado con cantos vallenatos.

Para que no me olvides…

El Rey Vallenato Jaime Rodolfo Dangond Daza, siguiendo de nuevo la estrategia del maestro Rafael Escalona, compuso una canción que va direccionada al amor que lo trasnocha, y que conoció sin el acordeón al pecho. La idea de la inspiración es que no lo olvide nunca.

Es la historia de esa alegría que visita el corazón una vez en la vida, donde las ilusiones se pintan a cielo abierto, donde la poesía es una flor perfumada y donde el universo es tan pequeño para que las notas de un acordeón hagan su paseo sonoro.

Jaime es un Rey Vallenato completo. Toca, canta, compone y versea. En esta ocasión lo motiva una mujer nacida en Rovira, Tolima, que ahora es una ferviente vallenata que siempre está en primera fila, y más ahora que no se cansa de escuchar la bella canción ‘Para que no me olvides’ que le dedicó su amor.

Para que no me olvides
tatuaré en tus sueños mi nombre
escribiré en tu alma canciones
que te haré para que no me olvides.
Te traje un vallenato y mi pasión
con caja, guacharaca y acordeón.


Exaltarán vida y obra musical del Primer Rey Vallenato Alejandro Durán Díaz

A través del  Proyecto de Ley de iniciativa del senador cesarense José Alfredo Gnecco Zuleta, aprobado por unanimidad en cuarto debate y que en los próximos días llegará conciliación y seguidamente a sanción presidencial, se exaltará la vida y obra del Primer Rey Vallenato Gilberto Alejandro Durán Díaz.

El propósito de la iniciativa es rendir honores al hijo de El Paso, Cesar, declarando el 2019 como el año conmemorativo de su vida y obra, aprovechando la celebración del natalicio del juglar de El Paso, Cesar.

Es así como el 9 de febrero de 2019, se cumplirán los 100 años del natalicio de Gilberto Alejandro Durán Díaz, el juglar, intérprete, compositor y músico magistral, que transcendió y se convirtió en meritorio e indiscutible exponente del vallenato clásico.

Al respecto el senador José Alfredo Gnecco señaló. “Alejo Durán fue un ser humano y músico de incontables virtudes. Es justo hacerle un homenaje y honrar su obra y memoria, por eso me propuse impulsar y materializar este Proyecto de Ley, para lograr que Colombia reconozca la dignidad y el legado que este extraordinario intérprete le dejó a nuestra música vallenata, hoy convertida en Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad”.

Detalles del Proyecto de Ley

El texto del Proyecto de Ley destaca la construcción de una escultura de Alejo Durán, que será ubicada en un lugar referente del municipio de El Paso; la declaratoria del ‘Festival Pedazo de Acordeón’ como Patrimonio Cultural de la Nación; construcción y adecuación de una casa museo y de un parque temático donde tengan convergencia la práctica, la promoción, la difusión, la creación y la realización de actividades que contribuyan a la exaltación de los símbolos que históricamente han convertido a El Paso, como epicentro de la expresión vernácula de los bailes cantaos y de la música vallenata.

De igual manera, para conmemorar el centenario del maestro Alejo Durán se creará la Fundación Centenario Alejo Vive, la cual, en coordinación con los  ministerios de Cultura y de Educación, adelantará los programas de formación y capacitaciones de las nuevas generaciones de la música vallenata. Este ente, se encargaría, además, de la publicación de la biografía de Alejo Durán, edición de su obra musical y una programación de eventos académicos en los que se exalte la vida del Primer Rey Vallenato.

Iniciativa importante

El presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, Rodolfo Molina Araujo, destacó la importancia del Proyecto de Ley presentado por el senador José Alfredo Gnecco, donde se exaltará al Rey Vallenato Alejo Durán.

“Exaltar la vida y obra del Rey Vallenato es una iniciativa importante porque Alejo Durán, fue ejemplo de amor a este folclor que le concedió los más altos honores y le hizo ganar la total aceptación en todo en todo el país. Estaremos prestos a unirnos a este suceso que engalanará a su tierra y a la música vallenata en general”, expresó Rodolfo Molina Araujo.

Por su parte el alcalde del municipio de El Paso, Hidalfo de la Cruz Ortiz, al conocer los pormenores del Proyecto de Ley en homenaje a Alejo Durán, anotó que “como primera autoridad del municipio de El Paso, recibimos este proyecto con el más grande orgullo porque Alejo Durán, ha sido el juglar que marcó el camino y nos dio a conocer en todas las esferas del mundo vallenato. Gracias al senador José Alfredo Gnecco y estaremos prestos a contribuir con su total ejecución”.

Álvaro López, cuarto Rey de Reyes

El nombre del IV Rey de Reyes fue anunciado a las 12:10 de la madrugada del lunes festivo, primero de mayo, en un escenario abarrotado de fanáticos de auténtica música vallenata, quienes desafiaron el frío y el agua de una noche lluviosa.
 
Álvaro López Carrillo, integrante de la dinastía que más reyes le ha regalado al folclor, se coronó en la tarima ‘Colacho’ Mendoza, del Parque de la Leyenda Vallenata Consuelo Araujonoguera, adonde llegó a pelear la corona con cinco oponentes de iguales capacidades para tocar el acordeón.
 
Después de cuatro días de competencia musical, Álvaro López se instaló en la fase final, en la que a punta de notas vallenatas castizas consiguió ceñirse la corona que otorga el certamen que se realiza cada diez años y que premia al mejor de los mejores.
 
‘Alvarito’, como es conocido, se impuso ante un grupo de Reyes Vallenatos que resignaron con pundonor su aspiración al máximo galardón de nuestra música, cuyas capacidades y habilidades para tocar el acordeón también fueron reconocidas por un público que los aclamó.

Christian Camilo Peña, segundo lugar; Almes Granados Melo, tercer puesto; Wilber Mendoza Zuleta, Navín López Araujo y Fernando Rangel Molina, fueron los adversarios del Rey de Reyes cuarta generación.
 
Álvaro López Carrillo, de 59 años, hijo del quinto Rey Vallenato, Miguel López Gutiérrez, fue Rey Aficionado en los años 1976 y 1979. En 1992 se coronó Rey Vallenato. Ha logrado exitosas producciones musicales al lado de Rafael Santos Díaz, Diomedes Díaz y Jorge Oñate, con quien hace pareja musical. Ha sido ganador de varios Congos de Oro.

La versión 50 del Festival de la Leyenda Vallenata cerró con los conciertos de Carlos Vives, Nicky Jam, Peter Manjarrés y Juan Mario De la Espriella y la organización musical de ‘Poncho’ Zuleta y ‘El Cocha’ Molina.
 
El jurado calificador, que a la postre eligió a Álvaro López, estuvo integrado por los abogados Álvaro González Pimienta y Jorge Naín Ruíz Ditta, el Rey Vallenato Alberto ‘Beto’ Rada Ospino, el acordeonero Juan Mario De la Espriella y la embajadora de Colombia en Paraguay, Adela Maestre Cuello.
 
“Álvaro López es un justo ganador porque tocó de manera auténtica el vallenato raizal, porque su interpretación fue limpia, sencilla y armónica, porque tiene casta de acordeonero y porque con su estilo particular hizo la pequeña diferencia que lo destacó ante unos oponentes también de peso y valía interpretativa”, explicó Juan Mario De la Espriella, uno de los jurados.
 
Canción Vallenata Inédita
 
Antes del concurso de acordeoneros se desarrolló la tercera versión en la modalidad de Canción Inédita Vallenata.
 
Cinco canciones -un son, dos merengues, un paseo y una puya-, pasaron a la final para ser examinadas por un jurado integrado por el compositor e intérprete Nicolás Tovar, la periodista y escritora Mary Daza y el compositor de música vallenata Roberto Calderón Cujia.
 
Las canciones ganadoras fueron las siguientes:
 
1.   El rey de los Cajeros, (Merengue) de Ivo Luís Díaz
2.   Hola Forastero, (Paseo) de Sergio Moya Molina
3.   Puya pal Diablito,  (Puya) de Adrián Villamizar

Programación oficial del 50º Festival de la Leyenda Vallenata/IV Rey de Reyes

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata entrega la programación oficial que se desarrollará antes y durante el 50º Festival de la Leyenda Vallenata/IV Rey de Reyes en homenaje a sus creadores Rafael Escalona, Consuelo Araujonoguera y Alfonso López Michelsen.

Entre las novedades de la presente versión están los concursos de Acordeón Infantil y Juvenil que se inician el 25 de abril; el 26 de abril Acordeón Aficionado y el 27, los concursos Rey de Reyes de Acordeón Profesional, Canción Vallenata Inédita y Piqueria.

Este año, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata determinó que se llevarán a cabo tres noches de finales. El 28, Acordeón Infantil y Juvenil; el 29 Acordeón Aficionado y Rey de Reyes de Piqueria y la gran final el 30 de abril, Rey de Reyes de Canción Vallenata Inédita y Rey de Reyes de Acordeón Profesional.

Las actividades del 50º Festival de la Leyenda Vallenata se inician con la fiesta de Piloneras, el desfile de Jeep Willys Parranderos y el concurso ‘Los niños pintan los 50 años del Festival’.

El presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, Rodolfo Molina Araujo, anotó que “en este programa se encierran las diversas actividades que se llevarán a cabo para darle la mayor trascendencia a los 50 años de este evento que se encarga de conservar y promover el vallenato clásico. Gracias a todos por unirse a esta fiesta, principalmente a los concursantes que son la materia prima para cumplir con el objetivo trazado desde 1968”.

Viernes 21 de abril
Club Valledupar  8:00 p.m.
Fiesta de Piloneras

Sabado 22 de abril
Inicio y culminación: Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ – 4:00 p.m.
Desfile de Jeeps Willys Parranderos.

Domingo 23 de abril
Colegio Nacional Loperena - 8:00 a.m.
Concurso ‘Los niños pintan los 50 años del Festival’
Inicio: Avenida 19 - Frente a la entrada del Barrio Los Cortijos - 3:00 p.m., concluye: Glorieta del Pedazo de Acordeón - 6:00 p.m.
Desfile de Piloneras Categoría Infantil.

Lunes 24 de abril
Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ - 9:00 a.m. a 5:00 p.m.
Entrega de Credenciales a Concursantes y Medios de Comunicación Acreditados.

Martes 25 de abril
Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ - 9:00 a.m. a 5:00 p.m.
Entrega de Credenciales a Concursantes y Medios de Comunicación Acreditados.
Parque El Helado – Balneario Hurtado - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Infantil.
 Aires: Merengue, Paseo.
Parque La Vallenata - UPC Sabana -  9:00 a.m. a 4:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Juvenil.
Aires: Merengue, Paseo.
Plaza Alfonso López - Tarima Francisco El Hombre - 6:00 p.m. a 9:00 p.m.
Conversatorio “50 años de Vallenato y Leyenda”

Miércoles 26 de abril
Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ - 9:00 a.m. a 5:00 p.m.
Entrega de Credenciales a Concursantes y Medios de Comunicación Acreditados.
Biblioteca Departamental Rafael Carrillo Lúquez - Auditorio ‘Consuelo Araujonoguera’
(Calle 15 con Carrera 14) - 9:00 a.m. a 2:00 p.m.
Apertura Foro Académico “50 años de Vallenato y Leyenda”
Parque El Helado – Balneario Hurtado - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Infantil.
Aires: Puya y Son.
Parque La Vallenata - UPC Sabana - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Juvenil
Aires: Puya y Son.

La Pedregosa – Vía Balneario El Rincón - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Aficionado.
Aires: Merengue y Paseo.

Jueves 27 de abril
Parque El Helado – Balneario Hurtado - 9:00 a.m. a 6:00 p.m.
2ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Infantil.
Aires: Merengue, Paseo, Puya y Son.
Parque La Vallenata - UPC Sabana - 9:00 a.m. a 6:00 p.m.
2ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Juvenil.
Aires: Merengue, Paseo, Puya y Son.
La Pedregosa – Vía Balneario El Rincón - 9:00 a.m. a 6:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Aficionado.
Aires: Puya y Son.
Plaza Alfonso López - Tarima Francisco El Hombre - 9:00 a.m. a 3:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso Rey de Reyes de Acordeoneros Categoría Profesional.
Aires: Merengue y Paseo.
Coliseo de Feria Pedro Castro Monsalvo- 9:00 a.m. - 2:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso Rey de Reyes de Piquería
Presentación musical
Coliseo de Ferias Pedro Castro Monsalvo – 9:00 a.m. – 2:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso de Rey de Reyes Canción Vallenata Inédita
Inicio: Avenida 19 - Frente a la entrada del Barrio de Los Cortijos - 3:00 p.m., culmina: Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ - 6:00 p.m.
Desfile de Piloneras Juveniles y Mayores.
Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ - 7:00 p.m.
Ceremonia de Inauguración del 50°Festival de la Leyenda Vallenata
Homenaje a los creadores Rafael Escalona, Consuelo Araujonoguera y Alfonso López Michelsen a cargo del Señor Presidente de la República Doctor Juan Manuel Santos Calderón, autoridades Departamentales, Municipales y de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata.
Espectáculo Musical, Cultural y Folclórico.
Organizan: Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, Gobernación del Departamento del Cesar y Alcaldía de Valledupar.

Viernes 28 de abril
Parque El Helado – Balneario Hurtado - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
Semifinal del Concurso de Acordeoneros Categoría Infantil.
Aires: Merengue, Paseo, Puya y Son.
Parque La Vallenata - UPC Sabana - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
Semifinal del Concurso de Acordeoneros Categoría Juvenil.
Aires: Merengue, Paseo, Puya y Son.

La Pedregosa – Vía Balneario El Rincón - 9:00 a.m. a 6:00 p.m.
2ª Ronda del Concurso de Acordeoneros Categoría Aficionado.
Aires: Merengue, Paseo, Puya y Son.
Plaza Alfonso López - Tarima Francisco El Hombre - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
1ª Ronda del Concurso Rey de Reyes de Acordeoneros Categoría Profesional.
Aires: Puya y Son.
Coliseo de Ferias Pedro Castro Monsalvo - 9:00 a.m. - 6:00 p.m.
2ª Eliminatoria del Concurso Rey de Reyes de la Piquería.
Espectáculo musical
Coliseo de Feria Pedro Castro Monsalvo – 9:00 a.m. – 2:00 p.m.
2ª Ronda del Concurso Rey de Reyes de Canción Vallenata Inédita
Plazoleta de la Gobernación – 3:00 p.m.
Cabalgata 50 años del Festival y IV Rey de Reyes.

Gran Final
Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ - 8:00 p.m.
Concurso de Acordeoneros Infantiles
Concurso de Acordeoneros Juveniles
Espectáculo Musical, Cultural y Folclórico.

Sábado 29 de abril
Catedral de Nuestra Señora del Rosario - 9:00 a.m.
Misa presidida por Monseñor Oscar José Vélez Isaza, Procesión en honor a Nuestra Señora del Rosario y Consagración de los Indios a la Virgen.
La Pedregosa – Vía Balneario El Rincón - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
Semifinal del Concurso de Acordeoneros Categoría Aficionado.
Aires: Merengue, Paseo, Puya y Son.
Plaza Alfonso López - Tarima Francisco El Hombre - 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
2ª Ronda del Concurso Rey de Reyes de Acordeoneros Categoría Profesional.
Aires: Merengue, Paseo, Puya y Son.
Coliseo de Feria Pedro Castro Monsalvo - 9:00 a.m. - 4:00 p.m.
Semifinal del Concurso Rey de Reyes de Piquería
Presentación musical
Coliseo de Feria Pedro Castro Monsalvo – 9:00 a.m. – 2:00 p.m.
3ª Ronda del Concurso Rey de Reyes de Canción Vallenata Inédita
Presentación musical
Concurso La Parranda Vallenata - 11:00 a.m. - 5:00 pm.
Plaza Alfonso López - 4:00 p.m.
Escenificación del Milagro de la Leyenda Vallenata.
Colegio Colombo Inglés - Coliseo Cubierto – 7:00 p.m.
Gran Noche de Compositores
Gran Final
Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ - 8:00 p.m.
Concurso de Acordeoneros Aficionados
Concurso Rey de Reyes de Piquería
Espectáculo Musical, Cultural y Folclórico.

Domingo 30 de abril
Coliseo de Ferias Pedro Castro Monsalvo - 9:00 a.m. - 4:00 p.m.
Semifinal del Concurso Rey de Reyes de Acordeoneros Categoría Profesional.
Aires: Merengue, Paseo, Puya y Son.
Presentación musical
Plaza Alfonso López- Tarima Francisco El Hombre -  9:00 a.m.- 4:00 p.m.
Semifinal del Concurso Rey de Reyes de la Canción Vallenata Inédita.
Concurso Casa Festivalera
Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’ - 7:00 p.m.
Gran Final del 50° Festival de la Leyenda Vallenata
Concurso Rey de Reyes de Canción Vallenata Inédita
Concurso Rey de Reyes Acordeoneros Profesionales
Presentación Musical Cultural y Folclórico.

Te invitamos a visitar:
Tienda Compai Chipuco Calle 16 Nro. 6 - 05, Plaza Alfonso López
Horario de atención: 8:00 a.m. - 8:00 p.m.

Pablo, el hijo que Diomedes Díaz no conoció

Por Juan Rincón Vanegas
@juanrinconv

La historia parece una inocentada. Sucedió el 28 de diciembre de 1983 en Chimichagua, departamento del Cesar, población donde Diomedes Díaz Maestre y Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza amenizaron la noche anterior una fiesta en el Teatro Municipal, sitio donde hoy se erige el Centro de Convenciones ‘Heriberto Pretel’.

La presentación fue en el marco del evento denominado ‘Reencuentro con Chimichagua’,  evento donde el compositor Camilo Namén Rapalino cantó por primera vez la canción ‘De la misma manera’, y Diomedes al escucharla le prometió grabarla, tal como sucedió al año siguiente en el trabajo musical ‘El Mundo’.

Cuando culminó el espectáculo musical, Camilo Namén invitó a Diomedes y a ‘Colacho’ a quedarse en la población, y así sucedió. Entonces, se inició una parranda interminable.

Amor en la primera

Cuando el reloj marcaba las nueve de la mañana, Camilo Namén envió a uno de sus trabajadores a buscar unos pasteles para apaciguar el hambre que producía la ingesta de licor escocés. El mensajero volvió con la razón de que no estaban, pero que dentro de un rato los traían.

Efectivamente, una joven encantadora los trajo, pero no se fue enseguida, porque quedó hipnotizada por el canto de Diomedes, quien aprovechó para galantearla y regalarle unos versos.

‘El Cacique de La Junta’ se sentó a su lado, y de un momento a otro los recién conocidos se perdieron de la vista de todos. De esa manera comenzó un amor a primera vista, y que a las pocas horas se evaporó porque Ana Paola Martínez nunca más volvió a ver a Diomedes Díaz.

El tiempo fue pasando, y Ana Paola le contó a una amiga que estaba embarazada “del señor que vino a cantar”. Para que sus padres no se enteraran, aprovechó que uno de sus tíos viajaba a Maracaibo, Venezuela, para que se la llevara a trabajar. Allá, en el país vecino, tuvo su criatura que lleva el nombre de Pablo, quien nació el 16 de septiembre de 1984.

Cuando el niño fue creciendo, ella nunca le dijo el nombre de su papá. En alguna ocasión, y ante tanta insistencia por parte del menor, le indicó que había sido un marinero. Hasta razón tuvo, porque Diomedes viajó tan sólo una vez por el mar de su amor, y ella llegó a puerto seguro con una criatura que la estrenó como madre.

Así pasó la etapa infantil de Pablo, como buen estudiante, y en un momento de su vida, entró a ejercer como un servidor de Dios en una iglesia evangélica.

Pablo, el pastor

Ana Paola quiso guardar el secreto, y por eso nunca dio a conocer su propia historia. La única vez que tuvo cerca a Diomedes después del encuentro en Chimichagua fue cuando estuvo en un concierto en Maracaibo, y del lugar donde actuó, ella vivía a tres cuadras.

“Esa vez estuve a punto de decirle a Pablo que el famoso cantante cuya presentación anunciaban por las emisoras era su papá, pero me contuve, porque después llegaba la preguntadera, y era peor”.

En medio del dialogo, frenó en seco, y anotó: “Es la primera vez que hablo de esto, porque usted conoce la primera parte de la historia. No desearía que Pablo supiera después de tanto tiempo que es hijo del cantante Diomedes Díaz, y más ahora que es pastor de una iglesia cristiana”.

Pero, en medio del mar de los recuerdos, se queda pensativa, y anota: “Eso fue una locura de juventud, porque nunca lo volví a ver y no quise darle esa molestia de que supiera que en nuestro único encuentro quedé embarazada. Tampoco quise que fuera a pensar que era por su plata que lo estaba buscando”.

Ante la solicitud de mostrar una fotografía de su hijo se negó varias veces. “No quiero dar una foto de mi hijo. No, no!!!. Escriba nada más la historia que por mí nunca se sabría”.

Ante la pregunta sobre la canción que más le gustaba de Diomedes, y sin saber como sería su reacción, de inmediato se puso triste. No quería decir nada, y después de secarse la primera lágrima, manifestó: “Hubiera querido que Diomedes le cantara a Pablo esa bella canción ‘Mi muchacho’, donde le dijo a su hijo Rafael Santos lo mucho que lo quería”.

En ese momento, Ana Paola no pudo contenerse y las lágrimas brotaron de forma natural por sus mejillas. El recuerdo estuvo en primera fila.

“No guardas secreto”

Cuando se le comunicó al compositor Camilo Namén, alcahueta del encuentro de Diomedes Díaz con la joven Chimichagüera, sobre la publicación de la historia soltó una carcajada, e indicó: “Definitivamente, no guardas secretos. Deja eso quieto y que el pastor siga predicando sin ningún contratiempo”.

En eso se quedó, pero la historia ameritaba que se contará con pelos y señales, teniendo en cuenta que los momentos de Dios son perfectos (Eclesiastés 3), y un hijo de ‘El Cacique de La Junta’ en vez de cantar, predica sobre las Sagradas Escrituras, tal y como lo hizo su papá una vez al decir en su canción ‘Volver a vivir”:

Diariamente en la mañanita
yo le doy las gracias a Dios,
me dio la paciencia de Job
y así muchas cosas bonitas.

Dentro del registro oficial de los hijos de Diomedes Díaz Maestre, donde figuran hasta la fecha 21, no aparece Pablo, hoy convertido en apóstol de Dios, y tampoco su mamá Ana Paola, porque ella así lo quiso. También se negó a que se le tomara alguna fotografía, porque quiere mantenerse al margen de la curiosidad y no es ninguna artista. “Soy una simple madre”.

Esta vez, con una leve sonrisa en su rostro, dijo: “Ponga a Diomedes que es el ídolo y la persona que me hizo ese regalo. Nunca estuve resentida, sino que le di gracias a Dios, y vea donde está el hijo, ese que quiero mucho. Mi único hijo”...

Vía celular se le hizo escuchar la canción ‘Mi muchacho’, pero esta vez más serena y mirando para el cielo, expresó: “Que Dios tenga en su santo reino al hombre que nunca supo que me había regalado un hijo, a Pablo, que es mi mayor bendición”.

Ese muchacho que yo quiero tanto
ese que yo regaño a cada rato
me hizo acordar ayer
que así era yo también cuando muchacho
que sólo me aquietaban dos pencazos
del viejo Rafael.

Las parrandas vallenatas de Gabo en su cumpleaños

Por Juan Rincón Vanegas
@juanrinconv

Gabriel José García Márquez, el hijo Gabriel Eligio García Martínez y Luisa Santiaga Márquez Iguarán, nació el seis de marzo de 1927, según consta en el libro 12, folio 126, marginal 324 de la iglesia parroquial de San José de Aracataca, Magdalena. El documento lo firma el presbítero Francisco Angarita.

El hijo del telegrafista y Premio Nobel de Literatura, además de escritor fue un eterno enamorado de la música vallenata a la que le prestó los mejores servicios iniciando en el año 1948, precisamente cuando escribió: “No sé qué tiene el acordeón de comunicativo que cuando lo oímos se nos arruga el sentimiento. Perdone usted, señor lector, este principio de greguería. No me era posible comenzar en otra forma una nota que podría llevar el manoseado título de “Vida y pasión de un instrumento musical”.

Pero fue más allá cuando de su obra cumbre ‘Cien años de soledad’ expresó que era un vallenato de 350 páginas.

De igual manera las parrandas para Gabo fueron su centro de atención y dos de ellas tuvieron la mayor resonancia en el mundo vallenato. La primera fue en su tierra Aracataca.

Sobre esta parranda Gabriel García Márquez escribió lo siguiente: “Un día de 1966 durante el Festival de Cine de Cartagena, le pedí a Rafael Escalona que me reuniera a los mejores conjuntos de música vallenata para oír todo lo que se había compuesto en los siete años en que yo había estado fuera de Colombia.

Escalona, que ya era compadre mío desde unos 12 años antes, me pidió que fuera el domingo siguiente a Aracataca, donde él llevaría la flor y nata de los compositores e intérpretes de las jornadas más recientes.

Aquella parranda de Aracataca no fue el primer Festival de la Música Vallenata -como ahora pretenden algunos- ni quienes la promovimos sin saber muy bien lo que hacíamos podemos considerarnos como sus fundadores. Pero tuvimos la buena suerte de que le inspirara a la gente de Valledupar la buena idea de crear los festivales de la leyenda vallenata. Así fue, y en 1968 se llevó a cabo el primero con todas las de la ley, y en la ciudad de Valledupar, que es la sede natural por derecho propio. El primer rey elegido fue Alejo Durán, que de ese modo le dio al certamen su verdadero tamaño histórico. En síntesis: el Festival de la Leyenda Vallenata ha sido una prueba más -y de las mejores- de que la cultura popular no es tan aburrida, no huele tan mal como lo creen y lo sienten los intelectuales puros. Mal de muchos, consuelo de corronchos”.

La siguiente y de marca mayor se llevó a cabo cuando Gabo recibió el Premio Nobel de Literatura en Estocolmo, Suecia, el 8 de diciembre de 1982.

Ese histórico momento, así lo relató Consuelo Araujonoguera: "Cuando las notas de Emilianito y la voz prodigiosa de Poncho Zuleta comenzaron a cantar, cuando en un rapto de emoción Poncho me pasó el micrófono para que le ayudara en el coro, vi detrás de mis propias lágrimas, a Tachia Quintana -una vasca amiga de los García Barcha- con la cara entre sus manos, presa de un llanto compulsivo. Después ella misma me dijo que cuando sonó el primer acorde del acordeón casi grita, porque estaba pensando en ese paseo que García Márquez le enseñó hacía más de 20 años en París, cuando no tenían calefacción ni mucha comida. Fue algo apoteósico, delirante, mágico. Los aplausos que retumbaban en el salón hicieron que Emiliano, Poncho, Pedro García y Pablo López, acometieran los compases de ‘La Patillalera’ que fue recibida con otra ovación y con Gabo echado hacia bien atrás en su silla para poder mirar hacia donde estábamos los descendientes de Francisco El Hombre rindiéndole a él, el tributo de nuestra admiración.

Al día siguiente, la sorprendida fui yo cuando me leyeron el titular del más prestigioso, conservador y monárquico periódico de Estocolmo: Los amigos de García Márquez nos enseñaron cómo se celebra un Nobel”.

Lección de flequetear

Tengo que hacerle a la vieja Sara
una visita que le ofrecí
pa' que no diga de mí
que yo la tengo olvidada.
También le traigo su regalito
un corte blanco con su collar
pa' que haga un traje bonito
y flequeté por El Plan.

En una parranda vallenata llevada a cabo en Monterrey, México, en el año 2008, Gabriel García Márquez se deleitó escuchando la canción ‘La vieja Sara’ de la autoría del maestro Rafael Escalona que interpretaba Luis Manuel ‘El Chino’ López.

Cuando el cantante expresó: “Pa’ que haga un traje bonito y ‘flaqueté’ por El Plan”, Gabo sin pensarlo lo llamó y con el acordeón sonando al fondo le dijo al oído: “La palabra precisa es Flequeté que significa desplazarse y moverse con gracia delante de otras personas con el propósito de llamar la atención”.

Y continuó diciendo: “Esa es la palabra precisa para el momento del verso. Escalona con ese corte blanco hizo una prosa memorable y lo tejió de la mejor manera”.

El cantante ‘El Chino’ López, promotor cultural y organizador del Festival Voz de Acordeones de Monterrey, le agradeció la aclaración, la clase en medio de la parranda, y volvió a repetir la canción que Gabo también cantó emocionado desde su mesa.

Parrandas con Julio Rojas

El acordeonero Julio Cesar Rojas Buendía, quien se coronó Rey Vallenato en el año 1983 cuando Gabo estuvo como jurado, era invitado frecuentemente a sus parrandas, que sumaron más de 35. Rojas Buendía tenía la particularidad que iba a presentarse sin cobrar un peso y con la única finalidad de tener cerca al escritor más grande que ha parido Colombia.

Solamente una vez, Mercedes Barcha, esposa de Gabo, insistió en que debía recibir algo de dinero. Le metió la mano al bolsillo y cuando Julio Rojas llegó a la casa contó que le había dado tres millones de pesos.

Para Julio Rojas, quien falleció el 20 de junio de 2016, era de gran deleite interpretar las canciones que más le gustaban a Gabo, y citaba frecuentemente a: ‘Elegía a Jaime Molina’, ‘La vieja Sara’ del maestro Rafael Escalona, y ‘Mercedes’ de Adolfo Pacheco Anillo.

Gabo, el hombre que siempre estuvo ligado al vallenato, el juglar de las letras colombianas, seguramente en su cumpleaños tendrá una parranda celestial donde Julio Rojas le toque y le cante su canción preferida:

Recuerdo que Jaime Molina
cuando estaba borracho ponía esta condición
que, si yo moría primero me hacía un retrato
o, si él se moría primero le sacaba un son.

Subscribe to this RSS feed