Columnistas

Cinco ideas equivocadas sobre la transformación digital

Por Andrés Cifuentes, vicepresidente de servicios de Xertica

Si hay algo que le quita el sueño a los CEO contemporáneos, es la famosa transformación digital. En 2015 la revista Fortune publicó una encuesta donde reveló que cuatro de cada cinco gerentes generales de grandes empresas, veían este tema con gran preocupación; dos años después, el panorama no ha cambiado, por el contrario, la presión sobre las organizaciones es cada vez mayor. La realidad apremia e impulsa a las compañías a transformarse y abrazar las nuevas tecnologías, o resignarse a la obsolescencia competitiva más pronto que tarde.

Sin embargo, el camino de la transformación digital está plagado de dificultades. La principal resistencia, sobre todo en las grandes organizaciones, suele ser interna. La cultura tradicional, el miedo al cambio y la presión por buenos resultados son obstáculos que es preciso identificar y enfrentar. Por esto es importante que la decisión de emprender la transformación cuente con un amplio y sólido respaldo de la alta gerencia.

Frente a esto Xertica, compañía experta en transformar empresas tradicionales en líderes digitales, presentó cinco ideas erróneas con respecto a la transformación digital, con el objetivo de convertir este tema en un aliado para el crecimiento de las compañías y no en un conflicto interno:

1.   La transformación digital consiste en invertir en tecnología. Un error muy frecuente, y costoso, es creer que la organización evolucionará de manera natural si se le proporciona las herramientas tecnológicas adecuadas. La realidad es que la transformación digital es un proceso que involucra a las personas. Invertir en tecnología de punta y no darles a los trabajadores el entrenamiento necesario para poder sacarle provecho,  es una receta segura para el fracaso.
 
2.   Crear un laboratorio de innovación es el camino hacia la transformación. Cada vez son más las empresas que optan por esta ruta, que esencialmente consiste en crear una ‘zona liberada’ lo más aislada posible de la cultura corporativa tradicional, que sirva para incubar las ideas innovadoras. No está mal, pero los laboratorios deben ser una estación de paso hacia la verdadera transformación, que más temprano que tarde tendrá que extenderse en toda la organización. De lo contrario, el riesgo es que los laboratorios se conviertan en silos de innovación, con impacto limitado.
 
3.   La consigna es cambiar a cualquier precio. Suele repetirse como un mantra de la modernidad: el que no cambia es porque está muerto. No siempre es así. Cambiar sin tener claro por qué se cambia es también una receta para morir. Es preciso repetirlo una vez más: en la transformación digital lo primero es la estrategia, los objetivos y el respaldo. McKinsey & Company señala que cualquier proceso de transformación digital consta de tres etapas. La primera es “definir el valor” y consiste en tres acciones fundamentales: 1) Asegurar el respaldo al más alto nivel, 2) Fijar los objetivos y 3) Asegurar la inversión necesaria. Solo después de eso, empezaremos a hablar de proyectos y, más adelante, de escalabilidad.
 
4.   La transformación es un cambio profundo y completo. La transformación es un proceso, más no un salto evolutivo inmediato. Apostar por un cambio radical en la organización es un error que deriva en frustraciones. Adaptar una empresa a los nuevos retos que plantea la economía digital es, ante todo, un reto cultural, y los cambios culturales siempre son lentos. Además, la tecnología evoluciona constantemente, y con ella las necesidades de los clientes. Esto implica que la transformación digital sea un proceso que no termina nunca. Su meta no es convertir la organización en algo nuevo, sino generar las condiciones para una constante evolución.
 
5.   Primero el discurso, luego la acción. La transformación digital no se anuncia: se lleva a cabo. Nunca está de más insistir en que el papel del liderazgo es crucial. Los jefes tienen que mostrarle a la organización cómo se hace y animar a los empleados a que sigan su ejemplo.
 
Nuevamente, una de las tareas más complejas, en el camino hacia la transformación, es establecer una nueva cultura. Las organizaciones que han logrado completarlo con éxito, asumen que equivocarse es parte inevitable del proceso de gestación de las buenas ideas, establecen mecanismos de comunicación más horizontales y borran las fronteras entre sus distintas áreas.

Los 3 motores de la transformación digital

Por: Jorge Fernando Bayá, Director Regional General para Mercado Internacional.
 
La Transformación Digital es promovida por una larga lista de nuevas tecnologías que van desde la realidad aumentada y la geolocalización hasta la inteligencia artificial. Sin embargo, según la consultoría Gartner, tres tecnologías son las turbinas que están haciendo despegar este concepto.
 
1.       Big Data: Sólo Big Data tiene potencial para mover 200 mil millones de dólares por año hasta el 2020, de acuerdo con IDC. Esto incluye tanto las nuevas fuentes de ingresos –clientes impactados de una manera más precisa y enfocada– como el recorte de costos. ¿Para qué invertir millones y millones de publicidad general, cuando se puede llegar exactamente al público objetivo por una pequeña fracción de ese valor? Lo difícil, en ese caso, será evitar ahogarse en la inmensidad de números. El secreto: usar de forma integrada analytics e inteligencia artificial para filtrar los insights más importantes en medio de un océano de información. El éxito de la Transformación Digital será de quien sea capaz de crear flujos de datos claros, centrados, en tiempo real e integrados en el modelo operativo de la empresa
 
2.       Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés): Un estudio de Cisco apunta a que, hasta 2020, habrá 50 mil millones de dispositivos conectados en el mundo. Hasta el año pasado, esa cifra era inferior a 10 mil millones. Es como si para cada persona del planeta hubiera seis dispositivos conectados a la web. De estos, al menos el 20% actuarán como sensores, conectados directamente a otra. Estar preparado para explorar en profundidad lo que esas conexiones ofrecerán puede redefinir la manera en que las empresas se relacionan con sus proveedores, distribuidores y clientes. Al final, la actuación conjunta de esos sensores es lo que permite que las empresas transformen sus modelos de negocios, como Nike, que invierte en la denominada “tecnología vestible” –zapatos y sensores para fitness conectados– o Google, que está entrando en el área de coches autónomos. Son empresas que hasta hace poco tiempo actuaban en áreas completamente diferentes, y que ahora están invirtiendo en crear nuevos mercados a partir de la nada
 
3.       La nube: La estimación de IDC apunta a que, hasta 2020, existirán 45 zettabytes de datos en el mundo, o 20 mil veces más de lo que había hace 30 años. La mayor parte de esos datos tendrá la nube como único lugar práctico para combinar y gestionar el flujo de esas informaciones, proporcionando la capacidad de reunir y procesar datos a larga escala
 
Así que no cabe duda que será necesario que las empresas creen nuevos modelos y fórmulas diferentes para transformarse. En TOTVS el desafío se centró en la forma de cambiar el modelo de negocios. Antes, la compañía sólo vendía las licencias de uso de sus productos. Pero el mercado ha cambiado: ahora los clientes pagan una suscripción para alquilar productos que están alojados en la nube, una versión del modelo empleado por Netflix, por así decirlo. Una transición de ese tipo no es algo sencillo de realizar. En un primer momento, por ejemplo, el nuevo modelo genera menos ingresos que el anterior, ya que el precio de la suscripción más bajo que el de la licencia. El nuevo formato sólo se vuelve más rentable al cabo de algunos años, cuando el valor de la renovación de las suscripciones aumenta y alcanza un valor superior al de la licencia. Por lo tanto, se trata de un cambio que tiene que planearse con cuidado para que la compañía pueda sobrevivir durante esa travesía.
 
Además, es necesario tener en cuenta que se necesitará hacer inversiones para crear la estructura que el modelo de nube requiere, como data centers. La nueva realidad no sólo ha cambiado la forma de consumir los productos, también ha transformado la forma en que se fabrican.
 
TOTVS se ha centrado en invertir en una plataforma con alto grado de adaptación a las necesidades de cada cliente, se construyó un “motor” fijo del ambiente ERP (enterprise resource planning) que dispone interfase y funciones personalizables. Se trata de la solución fluig, que reúne herramientas colaborativas centradas en la productividad, la agilidad y la reducción de costos en una única pantalla. Dado que se conecta a todos los ERPs del mercado, extrae más valor de las inversiones realizadas en TI a lo largo de los años.
 
El nuevo modelo de plataformas es más intuitivo y personalizable, al tiempo que satisface otra demanda del mercado: la necesidad de productos que atienden a los clientes de los clientes.
 
En cierto modo, convierte a TOTVS en una empresa que además del tradicional B2B (venta para otras empresas) también practica el B2C, es decir, venta directa al consumidor final. Esto implica un cambio cultural dentro de la empresa que incluye la propia manera en que se hace el diseño de los productos. La compañía creó nuevas áreas de design thinking y experiencias del usuario. Son esas unidades, en contacto constante con el cliente, las que dictan las reglas que deben seguir los desarrolladores. En 2016, por primera vez, TOTVS registró ingresos por suscripciones basadas en la nube, superiores a los de la venta de software con licencia. Por lo que se espera que en los próximos cinco años la modalidad de suscripciones representará casi la totalidad de la facturación.

La gestión automatizada es el secreto para que la Construcción vuelva a crecer en América Latina

Por: Marcelo Cosentino, Head of Professional Services Solutions.

Seguramente ya escuchó o leyó que en momentos de crisis nacen excelentes oportunidades de negocios y que no se puede dejar de invertir para que cuando venga la recuperación su empresa esté preparada. Aunque sea difícil hacerlo realidad, estas líneas de pensamiento, cada vez más, se muestran verdaderas. Tome como ejemplo el mercado latinoamericano de empresas de proyectos y construcción civil.
 
El escenario de crisis es el mismo en todos los países de la región, pero las empresas que actúan en este ramo ya perciben que ellas solo serán competitivas si reducen costos y mejoran sus procesos. Eso significa promover cambios internos profundos, cambiando la gestión manual por la automatización usando un software especializado.
 
Compañías de proyectos y construcción, independientemente del tamaño, se han apoyado históricamente en planillas de cálculo para llevar el control de los negocios. Sin embargo, ese tipo de práctica presenta diversos problemas, entre las principales están la falta de confianza en los datos, la falta de trazabilidad de los procesos y la falta de interacción para obtener la visión del escenario completo de la empresa.
 
La buena noticia es que el sistema es amigable con planillas de cálculo, luego toda la metodología y prácticas diarias, previamente controladas en planillas de modo apartado, ahora son controladas con la misma inteligencia y de forma integrada.
 
Por ser una herramienta gerencial y de proyectos — que atiende a todo el ciclo, desde el presupuesto y planificación hasta la ejecución —, el sistema le da más eficiencia al proceso y una visión general y en tiempo real de lo que está pasando en cada obra. Eso hace que la toma de decisiones sea más ágil, y mejore la utilización de los recursos, desde maquinaria hasta la mano de obra, además de reducir el desvío de costos.
 
Como todo está integrado en el software, si hay imprevistos, como algún retraso en la entrega de materiales, todas las áreas impactadas son alertadas y los procesos son reprogramados. Lo que podría llevar dos días en planillas lleva solo una hora en el sistema de administración integrada.
 
El ejemplo ilustra como el crecimiento de la empresa está directamente conectado con la productividad de sus recursos. Cuando hay procesos manuales, la empresa no consigue ser altamente eficaz, porque no mira el todo. Es por eso que la implementación de un sistema de administración hace que las áreas se organicen mejor.  La transición puede ser difícil para los usuarios en un primer momento, pero esta resistencia acaba cuando perciben que el sistema habla su idioma, es decir, tiene las herramientas y procesos dedicados para la ejecución de sus actividades diarias, de manera nativa y que está ahí para ayudarlos.
 
La tecnología ya está disponible y preparada para proporcionar este cambio. Las empresas precisan invertir, y debe ser ahora. ¡El momento es de oportunidad y de volver a crecer!


Confianza, un pilar del desarrollo

Fortalecer la confianza de los ciudadanos y de la inversión, es tal vez la estrategia más urgente y efectiva para reactivar el dinamismo en el crecimiento económico y en el sector edificador .

Martha Moreno Mesa
Gerente Camacol Bogotá y Cundinamarca
                         
“Prácticamente cada transacción comercial tiene en sí misma un elemento de confianza… Puede argumentarse que mucho del atraso económico en el mundo puede explicarse por la falta de confianza mutua”. Con esta frase, el premio Nobel de Economía Keneth Arrow inició el debate sobre la confianza como variable de desarrollo económico. En los años 90, distintas disciplinas de las ciencias sociales (sociología, economía, antropología y política) trabajaron la misma idea; incluso importantes organismos internacionales como el Foro Económico Mundial lo incluyeron en sus agendas de trabajo.

Otros teóricos han denominado a la confianza como ‘la variable perdida’ o como el elemento que ‘aceita las ruedas de la economía de mercado’.

El papel de la confianza se explica como una dinámica cíclica. En una economía que depende de la demanda de bienes y servicios, es la confianza uno de los factores que la determina. El consumidor reduce su consumo y ahorra cuando percibe síntomas de crisis económica ya sea en el panorama nacional o internacional. Esta baja en el consumo disminuye el crecimiento económico y puede llegar a incrementar el desempleo. Cuando se cuenta con la confianza de los ciudadanos, ellos demandan más bienes y servicios, y esto aumentan las inversiones, se incentiva el empleo y se genera mayor crecimiento económico.

El debate teórico puede ser muy amplio, pero lo que resulta cierto es el papel protagónico que juega la confianza en el panorama económico de una sociedad. En la actual coyuntura, en la que los indicadores económicos no han sido los que se esperaban este año para la economía nacional, y particularmente para Bogotá y Cundinamarca, vale la pena analizar si su recuperación depende en gran parte de la confianza que se genera tanto para los ciudadanos como para la inversión privada. Confianza que parece estar deteriorada por el impacto que en la economía de las familias ha tenido, entre otros temas, la entrada en vigencia de la reforma tributaria y los casos de corrupción que han sido protagonistas de las noticias nacionales.

¿Y cómo recuperar la confianza? Hablando particularmente del sector edificador, las condiciones están dadas. Los beneficios que recientemente se han incluido en la política de vivienda nacional, en donde el crédito hipotecario llega a costos históricos gracias a los subsidios a la tasa de interés y a la reducción que de estas han hecho las entidades financieras, hacen que los ciudadanos puedan sentirse tranquilos por vivir el mejor momento para comprar vivienda.
 
Por otra parte, el panorama político representa una oportunidad para generar espacios de participación ciudadana en donde se tomen decisiones que responda al desarrollo responsable de las ciudades de calidad que todos queremos, generando así confianza en los ciudadanos. Por eso, además de dar elementos para que los ciudadanos se sientan seguros, quienes administran los recursos y toman las decisiones, deben hacerlo de manera transparente y responsable, dándole espacio a los mecanismos de participación y veeduría que existen.
 
Las revisiones de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) son una oportunidad de alto valor estratégico, ya que estos son el instrumento que permitirá proyectar el ordenamiento del territorio de manera clara y sostenible, con políticas de largo plazo que trasciendan a los gobiernos y a los funcionarios de turno. Una administración clara y transparente de este ordenamiento genera seguridad, no solo en los ciudadanos, sino en la inversión privada, un elemento fundamental para el desarrollo de la ciudad y la región.
 
La transparencia será la base del fortalecimiento institucional de las organizaciones, así como un importante paso para que el ciudadano pueda confiar en sus instituciones con la garantía de que los recursos son bien utilizados.
 
El sector edificador está listo para asumir los desafíos que permitan recuperar la confianza de ciudadanos y empresarios, y así finalizar este año e iniciar 2018 con nuestra apuesta de aportar en la construcción de una región de calidad.

Mensajería Instantánea: la próxima frontera en interacción con clientes

Por Felipe Schwartzmann, VP Ventas Latam & Caribe en Genesys

La mensajería instantánea se ha convertido en unas de las herramientas más poderosas y preferidas de comunicación en la sociedad actual. En apenas unos años las aplicaciones de mensajería se volvieron masivas y abrieron nuevas formas de comunicación, transformándose en el medio preferido de contacto de millones de personas.
Las cifras son impresionantes: WhatsApp, por ejemplo, tiene mas de 1.2 mil millones de usuarios activos  que se conectan en todo el mundo no solo para conversar entre sí, sino también para consumir información y entretenimiento, realizar compras online e incluso trabajar. En China, la gente utiliza WeChat para comprar, prestarse dinero entre amigos, dar una propina en un restorán y mucho más.

La Mensajería Instantánea y el Customer Care

Con este nivel de penetración, es evidente que toda las empresas, especialmente las B2C, están mirando cómo integrar estas aplicaciones al proceso de atención de sus clientes. Así como las compañías ya agregaron las redes sociales a su proceso de atención a clientes (Twitter y Facebook en Latinoamérica), la sola idea de tener un canal de comunicación abierto, asincrónico y always-on seduce a todas las empresas centradas en el cliente.

De hecho, según un informe de Dimension Data1 publicado hace apenas unos meses, la incorporación de aplicaciones de mensajería instantánea y asistentes virtuales a la estrategia de relacionamiento con clientes, son las principales prioridades para las empresas en todo el mundo al momento de considerar qué nuevos servicios sumarán de aquí a un año.

En el mundo de la interacción empresa-cliente hasta ahora han predominado los canales sincrónicos como el teléfono, que bloquean el proceso hasta completar la operación. Y si no se completa, bueno, hay que empezar de nuevo con las fricciones que esto genera.

Las capacidades asincrónicas de estas aplicaciones pueden llegar a ser la clave del éxito cuando se las utiliza en el proceso de customer care: y es que los hilos de mensajería son verdaderos contenedores de contexto. Ni el cliente ni el operador tienen que empezar de cero cada vez, ambos tienen la misma vista de la conversación previa. Al contrario que con el correo electrónico, el chat o el teléfono, que por su propia naturaleza obligan a iniciar un nuevo evento desconectado del anterior.
El consumidor podría iniciar un requerimiento en el metro camino al trabajo, entregar información adicional en el almuerzo y confirmar la solicitud por la tarde volviendo a casa, aprovechando así espacios libres de su agenda.

Las empresas desarrolladoras de estas aplicaciones rápidamente comprendieron que se trata de una gran oportunidad. Tanto es así que unas semanas atrás, Apple lanzó Business Chat, un anunció que muchos analistas equipararon a la incorporación de Siri al iOS.

Con Business Chat, Apple proporciona a las empresas la posibilidad de conectarse con sus clientes, integrando las aplicaciones claves de iOS (iMessage, maps, safari, spotlight, etc.)  a su proceso de atención a clientes y sus plataformas de CX. Por otra parte, ya hay fuertes rumores de un próximo anuncio de WhatsApp (Facebook) en relación a funcionalidades similares que ya se han estado probando con algunas empresas, sumada a las actuales capacidades de Facebook Messenger.

Y esto es solo el comienzo

Los clientes podrán conectarse con las empresas que les brindan servicios desde las aplicaciones de mensajería, enviar fotos de productos defectuosos, elegir asientos para un avión, sin la necesidad de tener una aplicación específica de la empresa.  

En algunos casos, será un chatbot quien responda, mientras que en otros  la interacción será derivada a un operador humano. Todo esto integrado con el sistema de atención a clientes.  

El cliente ya eligió como quiere comunicarse. Ahora tu compañía debe definir cuál será su estrategia para expandir la experiencia más allá de los canales tradicionales. La buena noticia es que existe tecnología de clase mundial capaz de administrar los múltiples hilos de esta gran conversación polifónica y ayudar a ejecutar el negocio de la manera más inteligente posible. La oportunidad es muy grande para dejarla pasar.

El futuro de la Construcción Civil

Por Marcelo Cosentino, Head of Professional Services Solutions.
 
Se ha hablado mucho sobre la búsqueda incesante, de diversos sectores, por mayor productividad con reducción de costos. El segmento de construcción contará con buenos aliados para ello, ya en los próximos años. El avance de la robótica y de la inteligencia artificial, por ejemplo, tiene potencial para aproximar la Construcción Civil cada vez más de la tecnología - y eso representa un mejor control de gastos, optimización de recursos, eficiencia en el cumplimiento de plazos y más calidad en los proyectos y en las obras.
 
Hoy, el sector ya se beneficia de la movilidad en la gestión de obras. Con el uso de dispositivos móviles, los profesionales pueden emitir informes o alertas en tiempo real y alimentar bases de datos con información nueva recogida directamente en el sitio, en cuestión de segundos. El siguiente paso será ejecutar una parte de la fiscalización con sensores remotos instalados en lugares críticos, conectados por internet al control central del emprendimiento.
 
Pero la movilidad fue sólo un primer paso en un mundo nuevo que se abre hacia ese mercado. A continuación algunas otras tecnologías y cómo impactarán al sector.
 
• Infrarrojo - Con el uso de infrarrojos, será posible identificar puntos de pérdida de energía y, de ese modo, desarrollar procesos constructivos más sostenibles y sin desperdicio de recursos.
 
• Impresión 3D - Parece algo de película futurista, pero ya existe, en la University of Southern California, una máquina es capaz de imprimir casas enteras, de dos pisos, con cerca de 80m², en apenas 24 horas.
 
• Materiales - La materia prima utilizada en obras también será tecnológica en los próximos años. Y no es ninguna innovación, sino la combinación de funcionalidad con beneficios de eficiencia y sostenibilidad. Dos ejemplos son las pinturas y películas de vidrio que absorben energía solar y el concreto permeable, que permite el pasaje de agua al suelo y reduce el riesgo de inundación en áreas pavimentadas.
 
• GPS - Con el uso de sistemas GPS instalados en máquinas de construcción, el gestor podrá acompañar e identificar puntos de ineficiencia o desperdicio en el uso de los equipos.
 
• Big Data – El mundo de los datos permitirá, cada vez más, que el análisis de crédito de un emprendimiento se haga de forma que garantice su sustentación financiera y reduzca los riesgos en las operaciones inmobiliarias.
 
• Realidades virtual y aumentada - Estas dos tecnologías benefician, especialmente, las áreas de proyectos y ventas. En la primera, ayudan a desarrollar un proyecto con mayor nivel de acierto y menor oportunidad de retrabajos. En la segunda, permite a los compradores potenciales conocer una propiedad en otra ciudad, o incluso en la planta - sin la necesidad de tener un espacio físico ocupado para ello, como un apartamento modelo.
 
Independiente de la cantidad de nuevas tecnologías adoptadas o del paso de la adopción, no tengo dudas que aplicaciones de Internet de las Cosas - que conectan todas las que he citado arriba- serán un diferencial importante para la venta de emprendimientos inmobiliarios.
 
Y todo esto hace que el futuro sea colaborativo. Los profesionales involucrados en un emprendimiento trabajarán cada vez más integrados y la tecnología es la principal herramienta de este nuevo perfil de trabajo. Un estudio del Rocky Mountain Institute indica que el uso de tecnología por el sector de construcción puede reducir en 1.9 billones de dólares el gasto de energía en la cadena productiva del segmento.
 
Para coordinar ese ambiente, plataformas de colaboración que permiten la integración de diversos sistemas, gestión de workflows (flujos de trabajo), gestión de documentos confidenciales, entre otros, me parece la salida más productiva. Invertir en la transformación digital es invertir en la propia viabilidad de negocio en las próximas décadas.

Subscribe to this RSS feed